Tangos para Agus

REGRESAR

2 de enero de 2020

El polaco

Agus, si vamos a hablar de Tango, no hay otra opción que comenzar por el cantor favorito del Abuelo: Roberto Goyeneche, a quien apodaban «El Polaco».

Nació en Saavedra. El barrio está tan orgulloso de su hijo dilecto, que una avenida lleva su nombre, hay una estatua suya de tamaño real en el Parque Sarmiento, una tribuna del estadio de Platense se llama Goyeneche, y hasta se ha un pedido que toda la Comuna 12 lleve su nombre.

Fue chófer de la línea 19 de colectivos (llamada Saavedra), trabajo que no abandonó aún cuando ya era cantante. Sólo cuando estuvo seguro de su nuevo trabajo, entonces abandonó el anterior.

Su bautismo de fuego ocurrió en 1944, a los 18 años, en un concurso organizado por el -hoy ya desaparecido- Club Federal Argentino (en Conde 2565 de Saavedra, obvio).

Ese mismo año se integró en la orquesta de Raúl Kaplún. En 1952, en la de Horacio Salgán. Y, en 1956, en la de Anibal Troilo, con quien nacería una amistad de toda la vida.

En 1963, Troilo lo convenció de que debía juntar coraje y largarse como solista. Así lo hizo. Y su fama fue creciendo, sin altibajos, hasta su fallecimiento en 1994, a los 68 años de edad.

El repertorio del Polaco fue extenso. Se atrevió a cantar los tangos de Gardel (menuda comparación), y no le esquivó a las innovaciones de Piazzolla y Ferrer.

Como ejemplo de su primera época, aquí va «Melodía de Arrabal», cantado por primera vez por Gardel en la película homónima de 1933. La grabación es de 1967,

Y aquí, su intepretación de «Garúa» de Troilo y Cadícamo, acompañado por Baffa en bandoneón. Es del año 1968. Prestale atención al sello personal de su manera de cantar. Me refiero al uso del «rubato», es decir a la forma en que su fraseo se adelanta o retrasa a la música, para lograr una mayor expresividad. Y eso que Goyeneche nunca tuvo entrenamiento musical…

Los tangos favoritos del abuelo eran «Chau, no va más»,

y «Naranjo en flor»

Entre ambos, prefiero el último. es un tango muy complejo. Sumada a la música de Virgilio Expósito está la poesía extraordinaria de su hermano Homero que ha dado para reflexiones filosóficas e interpretaciones diversas

En 1987 cantó y actuó en una película de gran éxito, «Sur» de Pino Solanas.

Para ese entonces, ya era «el» cantor de tango, admirado tanto por los de su propia época, como por los jóvenes y referentes del rock nacional.

Si el abuelo no tenía todos los discos de Goyeneche, le andaba cerca. Los escuchaba de un lado, del otro, y hasta de costado. En broma comentaba cómo había cambiado su voz durante su larga carrera:

Primero «cantaba» los tangos, después los «decía», y al final, los «tosía»… Pero lo hacía mejor que nadie…

En homenaje a esta, su última época, Cacho Castaña le escribió un tango – homenaje, «Garganta con Arena».

REGRESAR