Tangos para Agus

REGRESAR

12 de febrero de 2020

El gordito estilista

.. o, como dice Canaveri en la película «El fantasma de Buenos Aires:

“Un gordito que cantaba folklore, ¿se hizo conocido?”

Todavía un adolescente, y alentado por Giggio Traverso, Gardel comenzó a cantar en el bar O’Rondeman, ubicado en Agüero y Humahuaca, y en el comité conservador de Anchorena 666. Cantaba cuplés y canciones camperas: cifras, milongas y… estilos… Por esta razón, se lo llamaba “estilista”. Todavía faltaban décadas para que se acuñara el término folklore.

Alrededor de 1910, Gardel realizó una gira nacional en dúo con el cantante y bailarín Francisco “Pancho” Martino. En 1911, en la casa de un amigo ubicada en la calle Guardia Vieja (hoy llamada pasaje Carlos Gardel), a pocos metros del Mercado de Abasto, Gardel conoció al uruguayo José Razzano. Durante 1912, actuaron como trío, Gardel-Razzano-Martino en la Casa Suiza y luego como cuarteto, sumando al cuyano Saúl Salinas, en Zárate y otros pueblos bonaereneses.Pero poco a poco, el grupo se fue decantando en el dúo Gardel-Razzano, con base en el Café de los Angelitos.

En 1912 Gardel grabó sus primeros 7 discos para la casa Tagini, representante de Columbia Records. Se trataba de nueve estilos dos canciones, dos valses y una cifra.

Seis de las obras tienen letra de Andrés Cepeda, el “poeta en prisión”, quien había muerto dos años antes. Ocho de los temas, tienen música del mismo Gardel. Pero esas grabaciones no tuvieron el menor éxito, aunque hoy valen fortunas como piezas de colección. Y, si sos macho, bancate una de esas grabaciones. Por ejemplo, el estilo: “Sos mi tirador plateado” (letra: O. Orozco; música: Gardel/Razzano.

Hubo que esperar hasta 1914 para que el dúo Gardel-Razzano obtuviese su primer contrato profesional en el lujoso Cabaret Armenonville (ubicado donde hoy se encuentra el Automóvil Club Argentino.), por un caché de 70 pesos la noche, una suma inesperada que Gardel confundió con la retribución quincenal.

El dúo comenzaba a “hacerse conocido”. En 1915 debutó con gran éxito en el teatro Royal de Montevideo. Solían cerrar sus presentaciones con dos estilos sobre caballos, la gran pasión de Gardel: Uno de ellos se llamaba «El moro» (sobre un poema de Juan María Gutiérrez). ¿Querés escucharlo? ¿A ver cuánto aguante tenés?…

1915 fue un gran año para Carlos Gardel, pero en diciembre recibió el balazo que casi termina con su vida. Precisamente, cuando el pistolero Guevara le disparó a la salida del Palais de Glace, le gritó

¡Ya no vas a cantar más «El moro»!.

El 28 de septiembre de 1917 se estrenó la película muda Flor de durazno, basada en una exitosa novela de Hugo Wast, dirigida por Francisco Defilippis Novoa. Contó con una excelente respuesta del público, manteniéndose varios años en cartel y superando las 800 representaciones.

Si cito esta película, es porque el papel protagónico, llamado Fabián, fue representado por Carlos Gardel. Si… El “gordito que cantaba folklore” actuando en una película “muda” (!). La película es infumable, así que acá te copio sólo un par de escenas (2 minutitos).

Y dos fotogramas del actor gordito…

Ya famoso, gracias a la película y al gran éxito conseguido en los Teatros Esmeralda (luego Teatro Maipo), y en el vecino Empire Theatre, de la calle Corrientes y Maipú, Gardel estaba realizando una mutación en su carrera. En particular, comenzó a encargar “fotografías de estudio” al hispano-uruguayo José María Silva y, con gran esfuerzo, empezó a estilizar su cuerpo. Hay que tener en cuenta que era un hombre bajo (menos de 1,70 de altura) y en ese momento pesaba alrededor de 120 kilos.

Así, en 1917, Gardel comenzaba a recorrer el camino que lo iba a transformar en “Gardel”. Y como primer paso, el 9 de abril grabó su primer tango. Y no fue cualquier tango, sino uno que iba a revolucionar la música argentina para siempre.

Pero, como dicen, esa es otra historia.

REGRESAR