Tangos para Agus

REGRESAR

15 de marzo de 2020

«Largá las gringadas…»

Agus, ya te conté sobre los quince videoclips que realizó Gardel entre octubre y noviembre de 1930, de los cuales se perdieron cinco. Al año siguiente, durante una nueva gira por Francia, filmó para la Paramount en los estudios de Joinville-le Pont, su primera película. “Las luces de Buenos Aires”, acompañado por Sofía Bozán, Gloria Guzmán, y Pedro Quartiucci. Este último, todo un personaje: Medalla olímpica de boxeo en 1924, novio de María Eva Duarte (futura Evita Perón), etc.

La película fue un enorme éxito, no sólo en Buenos Aires, sino también en todos los países de habla hispana. En muchos cines, el público aplaudía tanto al terminar “Tomo y obligo” (una de los tangos de la película), que obligaba al operador a detener la proyección, rebobinar, y repetir ese tango.

Gardel se dio cuenta del fenómeno que eso significaba, y que a través del cine podía extender su fama a toda América Latina. Según contaría Cadícamo en 1975, a partir de ese momento, “no pensaba en otra cosa que no fuera el cine”.

A su regreso a Buenos Aires, ya era el mayor ídolo popular de su época, con sólo 76 kilos (de sus iniciales 120 kilos), el buen vestir, y su sonrisa mítica.

Pero la prensa lo crucificó. Por ejemplo, su “amigo” Carlos de la Púa escribió en “Crítica”, en diario más popular de la época.

“Largá las gringadas esas […]. No profanés, hermano, las cosas nuestras [con] esas macanas franco-napolitanas que no nos interesan […] Abrite de esas cosas raras…”

Al final de ese año se dio un encuentro trascendental: Conoció a Alfredo Le Pera, con quien compondría sus tangos más famosos.

Volvió a París, pero la Gran Depresión y el clima político arruinaron su estadía. Filmó la totalmente olvidable “Espérame, Andanzas de un criollo en España”. Actuó junto con Imperio Argentina en el cortometraje “La casa es seria”, que fue destruido durante la ocupación alemana en 1940, tal vez por contener diálogos muy picarescos para su época.

De esa estadía se puede rescatar “Melodía de Arrabal”, con guión de Le Pera.

Aquí, el tema principal de la película:

Además, se destacan “Cuando tú no estás”:

y el dúo con Imperio Argentina “Mañanita de Sol”, el único de su carrera.

Las tres películas fueron un enorme suceso en todo el mundo hispano-hablante, aunque especialmente “Melodías de Arrabal”.

En 1933, de regreso en Argentina, realizó una gira por el interior, cantó en la radio, y grabó varios discos a dúo consigo mismo (!). Estuvo en nuestro país hasta el 7 de noviembre de 1933, cuando volvió a partir. Ya no iba a regresar con vida.

REGRESAR