Tangos para Agus

REGRESAR

Madreselva

En 1916, Francisco Canaro había compuesto un tango instrumental al que llamó “La polla”, en referencia a la carrera “Polla de Potrillos”, para pura sangre de 3 años. Se trata del primer eslabón de la Triple o Cuádruple Corona de varios países de América del Sur, como Argentina, Chile, Colombia, Perú y Uruguay. En nuestro país se corre en los hipódromos de Palermo y La Plata.

Francisco Canaro: “La Polla” (1916). Grabación acústica original remasterizada.

Muchos años después, en 1930, Canaro había decidido irse de vacaciones con su esposa a las termas de Rosario de la Frontera, en Salta, y ocurrió lo siguiente:

Antes de partir para las Termas me había encontrado con Luis César Amadori, destacado director cinematográfico y empresario del Teatro Maipo, donde actuaba una compañía de revistas, quien me pidió que le hiciera un tango para que él le pusiera la letra, y hacerlo cantar con la conocida cancionista Tania. Yo tengo uno escrito –le dije-, y creo que le va a venir bien; pero quiero que le ponga una letra bien que no sea arrabalera ni campera; que sea una letra bien porteña. […] Y así fue; le dejé la partitura del tango y me fui para Rosario de la Frontera, donde pasé un par de meses sin enterarme de lo que pasaba en Buenos Aires, sin leer diarios, en absoluto; únicamente le escribía a mi viejo amigo Miguel Bucino, que era mi secretario y hombre de confianza…Al llegar a la Capital, recién me enteré de que el tango que le había dejado a Amadori para ponerle la letra era ya un excepcional éxito, pues lo había estrenado Tania. Se titulaba “Madreselva” y es oportuno destacar que Amadori le había escrito una letra hermosa.

Francisco Canaro: “Mis bodas de oro con el tango y mis memorias (1906-1956)” (CESA, Buenos Aires, 1957)

La tarea de ponerle letra a ese tema musical no fue para nada fácil. La mayoría de los versos del poema está en pentasílabos. Por ejemplo,

Vieja pared 
del arrabal,
tu sombra fue 
mi compañera.
De mi niñez 
sin esplendor,
la amiga fue 
tu madreselva

A esta métrica se la clasifica como de “arte menor”, por constar de menos de ocho sílabas; y su uso es muy poco frecuente. Eso se debe a que el verso es muy corto como para desarrollar una idea y lograr la rima, simultáneamente.

Un ejemplo bastante conocido es el poema “Canción china en Europa” que escribió, casi jugando, Federico García Lorca,

La señorita
del abanico, 
va por el puente 
del fresco río.

Los caballeros 
con sus levitas, 
miran el puente 
sin barandillas.

La señorita
 del abanico
 y los volantes
 busca marido.

Los caballeros
 están casados,
 con altas rubias
 de idioma blanco.

Los grillos cantan
 por el Oeste.

(La señorita,
 va por lo verde).

Los grillos cantan
 bajo las flores.

(Los caballeros,
 van por el Norte).

En el mundo del Tango, podemos encontrar algunas estrofas en pentasílabos en “Mi Buenos Aires Querido” de Gardel y Le Pera,

Mi Buenos Aires, 
tierra florida 
donde mi vida 
terminaré.

Sin embargo, pronto aparece la excepción de que el cuarto verso esté en hexasílabo.

Bajo tu amparo (5)
no hay desengaños, (5)
vuelan los años, (5)
se olvida el dolor. (6)

La letra de Madreselva sigue un camino similar. La segunda estrofa termina con un heptasílabo, que da pie a las dos estrofas siguientes. Después se vuelve a dos de pentasílabos, y el tango termina con otro par de estrofas en heptasílabos.

Bueno, tal como contaba Canaro, el tango fue estrenado por Tania el 28 de agosto de 1931 en el teatro Maipo, como parte del cuadro “La página nuestra” del espectáculo “El bueno humor a la vista”, de Ivo Pelay y Amadori.

Ana Luciano Divis (1908 – 1999), más conocida como “Tania”, junto con su esposo Enrique Santos Discépolo.

Dicen que la primera versión del tango hacía referencia a un rosal, pero que, en la víspera del estreno, Amadori vio que el decorado incluía una madreselva. Así que se fue a una confitería cercana, pidió un café, y allí mismo modificó la letra.

Fue un éxito inmediato. Antes de que terminara el año, Tania lo grabó con el acompañamiento de la orquesta de Alberto Castellano para el sello Columbia.

Tania con la orquesta de Alberto Castellano: “Madreselva”

Ni lerdo ni perezoso, a su regreso de las vacaciones, Francisco Canaro se apuró a grabar varias versiones con distintos intérpretes. El 2 de setiembre grabó una primera versión casi instrumental con Charlo como estribillero, que repetiría el 12 de enero del año siguiente.

Charlo con la orquesta de Francisco Canaro: “Madreselva”

Ese mismo 2 de setiembre de 1931, y en el mismo estudio, Canaro grabó otra versión, esta vez en estilo de tango-canción, con la voz de Ada Falcón.

Ada Falcón con la orquesta de Francisco Canaro: “Madreselva”

Finalmente, como frutilla del postre, el 27 de octubre grabó una tercera versión, con Carlos Gardel,

Posiblemente, “Madreselva” hubiese pasado a la historia como un tango más, de no ser por un segundo bautismo que tuvo en 1938, en la voz de Libertad Lamarque.

El 5 de octubre de 1938 se estrenó la que posiblemente sea la película más famosa de Lamarque. A cargo de la dirección estuvo el mismo Luis César Amadori (1902 – 1977). Y un detalle no menor; de la escenografía se ocupó el gran pintor argentino Raúl Soldi.

Acompañando a Libertad Lamarque se presentaba un joven cantor que estaba haciendo su ingreso al mundo del cine. Su nombre era Piero Bruno Hugo Fontana (1912 – 1989). Pero hay que admitir que “Piero Fontana” suena a tenor de óperas italianas. Así que eligió un nombre artístico más acorde con el mundo del tango: “Hugo del Carril”.

Hugo del Carril (1912 – 1989)

Lamarque había pasado a trabajar para la empresa “Argentina Sono Films”, que le encargó a Amadori que armara una película para su nueva estrella. Usando un método muy utilizado en la historia del cine musical, Amadori desempolvó su viejo éxito, y sobre esa base, junto con Ivo Pelay, armó el argumento de la película.

Obviamente, el momento cumbre se da cuando Libertad Lamarque canta “Madreselva”

Libertad Lamarque: “Madreselva” (1938)

La interpretación de Libertad Lamarque se volvió antológica, opacando a todas las anteriores y, también, a todas las que siguieron. Y la trascendencia internacional de la película hizo que este tema llegara a todas partes.

Nuevamente, Canaro vio el filón, y el 18 de noviembre de 1938 grabó una nueva versión con Roberto Maidana.

Rapidamente, este tango se volvió internacional. Integró el repertorio de la española Sara Montiel,

Sara Montiel: “Madreselva”

y de la famosa cantante griega Nana Mouskori

Nana Mouskouri: “Madreselva”

En 1994, el tema tuvo su tercer momento de gran éxito, al aparecer en la película “El cartero”, que ganó el Oscar a la mejor banda sonora. Se trata de una escena, donde Philippe Noiret, interpretando al poeta chileno Pablo Neruda, baila al ritmo de la versión de Gardel,

Il Postino: “Madreselva”

Como ves, Agus, a partir de sus modestos comienzos como un tema instrumental de Canaro, con la letra de Amadori y la voz de Lamarque y Gardel, este tango se convirtió en un éxito nacional e internacional, que todavía hoy es reconocido, junto con “Caminito”, “Por una cabeza”, y algunos otros pocos, como uno de los grandes embajadores de Argentina en el repertorio internacional.

REGRESAR

SpanishEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianArabicChinese (Simplified)