Tangos para Agus

REGRESAR

Virgilio

Virgilio fue un poeta romano del siglo I antes de cristo, amigo y contemporáneo del emperador Augusto. Una de sus obras más importantes, “La Eneida”, fue escrita por encargo del emperador para dotar a Roma de un origen mítico. La idea de Virgilio fue comenzar donde termina la Ilíada del gran poeta griego Homero, siete siglos antes. Compuso así una saga temporalmente paralela a la “Odisea”, de manera que mientras esta sigue las aventuras de Odiseo hasta su regreso a Ítaca, la “Eneida” nos cuenta las peripecias de Eneas y sus compañeros troyanos, desde su huida de la ciudad destruida hasta afincarse en Italia para fundar una estirpe que desembocará en el Imperio de Augusto.

Ahora, en la mitología del Tango, la situación es muy distinta. Virgilio nació antes que Homero, ambos en la misma ciudad, y juntos compusieron los menores temas del género. Más aún, Virgilio y Homero fueron hermanos. Me estoy refiriendo, obviamente, a Virgilio y Homero Expósito.

Hamlet Lima Quintana, el Mono Villegas, León Benarós, Homero Expósito, el Cuchi Leguizamón, Virgilio Expósito y Atilio Stampone.

Si bien la familia Expósito vivía en Zarate, ambos hermanos nacieron con cinco años de diferencia en la casa de la abuela materna, en Campana. Uno en 1918 y el otro en 1924.

Con esos nombres, parecían estar predestinados al arte, y para suerte de la música popular, se decidieron por el tango. Homero ponía la letra, y Virgilio la música. En 1938 compusieron su primer tema, “Rodando”, que fue estrenado sin pena ni gloria por Libertad Lamarque con la orquesta de Mario Maurano en radio Belgrano.

El despegue de los Expósito las grabaciones en 1943 por las orquestas de Osvaldo Pugliese con Roberto Chanel, el 15 de julio, y de Aníbal Trolio con Francisco Fiorentino el 30 de setiembre, de un tango que habían compuesto dos años antes, “Farol”.

Osvaldo Pugliese, con Roberto Chanel: “Farol” (1943)

Juntos compusieron más de veinte temas, la mayoría memorables, como “Maquillaje” (1938), “Absurdo” (1940), “Farol” (1941), “Naranjo en flor” (1941), “Siempre París” (1942), “Oro falso” (1944), “Fangal” (obra póstuma de Discépolo, 1945), y el último de la saga, “Chau, no va más” de 1980.

Como todavía no lo escuchamos, es un buen momento para hacerlo. Aquí te dejo una versión bastante reciente de “Siempre París”,

Gabriela Torres: “Siempre París” (2018)

¿Notaste que, en esta versión, este tango casi no parece un tango? Posiblemente la mayoría de los tangos de los Expósito puedan interpretarse en un formato diferente. Pero, como si esto no bastara, la obra más famosa de este dúo no es un tango, sino un bolero. Se trata de “Vete de mí” (1946). No sé si será cierto, pero dicen que existen más de 400 versiones. Puede ser. Te dejo la versión clásica de la reina del bolero, Olga Guillot (1922 – 2010),

Olga Guillot: “Vete de mí”

y una más reciente, resultado de la conjunción perfecta del maestro cubano Bebo Valdés (1918 – 2013) y el cataor Diego el Cigala,

Bebo Valdés y Dieguito “El Cigala”: “Vete de mí”.

Así como Homero escribió tangos con música de otros autores, también Virgilio les puso música a otros poemas. Un hermoso ejemplo, es el tango “Cualquiera de estas noches”, de Eladia Blázquez,

María Graña: “Cualquiera de estas noches”

También vale la pena mencionar el tema “Esta semana que no estás aquí” de 1980, con letra de José Servidio, en la interpretación de Litto Nebbia. Si, el mismo Litto Nebbia que con la canción “La balsa” que compuso en 1967 junto con Tanguito, y que interpretó con su banda “Los Gatos”, es considerado uno de los fundadores del rock argentino…

Litto Nebbia: “Esta semana que no estás aquí”

Y, naturalmente, escribió sus propios temas, en general de tipo melódico, como “Canción de amor a Colombia”

Juan Francisco Tobón: “Canción de amor a Colombia”

Recién hablamos de Litto Nebbia. Y es interesante recordar que entre sus alumnos y colaboradores se cuentan Juan Carlos Baglietto, Max Masri, Enrique Llopis, Andrés Calamaro, y Charly Garcia. Pero esa es otra historia que ya contaremos…

Aldo Sessa” “Retrato de Virgilio Expósito” (1993).

Por último, es casi obligatorio mencionar que era muy generoso y excelente maestro, aunque, al mismo tiempo y a diferencia de su hermano, fue un personaje algo vanidoso y muy polémico. Tal vez sus discusiones más “recordadas” se hayan dado en torno a sus afirmaciones sobre la sexualidad de Gardel, sobre la “traición” cometida por Serrat al musicalizar los poemas de Machado y Miguel Hernández o sobre la escasa calidad de los cantores posteriores a la “Época de Oro”, entre los cuales sólo se salvaba Edmundo Rivero.

Pero,

No obstante sus controvertidas opiniones, Virgilio Expósito fue un hombre culto —dominaba cuatro idiomas—, un magnífico pianista y, por sobre todas las cosas, un estupendo creador de belleza. Por eso, junto a su hermano Homero Expósito, está en la galería grande de nuestra música popular.

Ricardo García Blaya: en Todo Tango.

REGRESAR

SpanishEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianArabicChinese (Simplified)